Opiniones Principales

Proyecto de paquete económico 2021 de Sonora, ni austero ni con sentido social

Por Carlos Germán Palafox Moyers

El proyecto del paquete económico del Estado para el ejercicio fiscal 2021, propone captar ingresos por la cantidad de 66 mil 682 millones de pesos y comparado con los ingresos de 2020, de 70 mil 379 millones de pesos, presenta una disminución de 3 mil 697 millones, cifra que representa una disminución del 5.2%. Uno pudiera pensar que el paquete fiscal para Sonora, que hoy se presenta, es un presupuesto austero y que la autoridad Estatal lo haya propuesto como un compromiso central de responsabilidad y austeridad que el momento lo justifica, sin embargo, este supuesto puede no ser cierto. Veamos.

Esta caída no se debe de ninguna manera a la disminución de los recursos que asigna el Gobierno Federal al Estado vía las Participaciones Federales (23 mil 438 millones de pesos), las Aportaciones (17 mil 177 millones), los Convenios (3 mil 901 millones) y las Transferencias (10 mil 767 millones de pesos) que se mantuvieron casi en las mismas cifras del año pasado.

La caída en los ingresos del Estado de Sonora, provienen en mayor medida, de los ingresos derivados del financiamiento, ya que el 2020 se obtuvieron ingresos por 6 mil 360 millones de pesos y para este 2021 los ingresos derivados de financiamiento son de 3 mil 880 millones de pesos, lo que representa una diferencia de 2 mil 480 millones de pesos, que el gobierno del Estado dejará de percibir para el próximo año. Este rubro aportaba, en años anteriores, entre el 9 y el 11% de los ingresos totales que recibía el Estado, hoy representa solamente el 5%.

¿Por qué esta caída?

Muy sencillo, la banca comercial no quiere prestarle recursos al gobierno del Estado ya que no tiene liquidez y además presenta una excesiva deuda, por ello la mayoría de los recursos lo obtuvo vía deudores diversos, por la suma de 3 mil 255 millones y el resto 625 millones de pesos sería deuda de largo plazo. La austeridad se la aplicó la banca comercial y no el gobierno por iniciativa propia.

Era de esperarse por el mal manejo de los recursos, que se han presentado en los últimos años, y más temprano que tarde la situación haría crisis. La alquimia financiera tiene sus límites.

La propuesta de ingresos propios y el recurso federalizado 2021 presentan ligeras disminuciones en sus ingresos, lo cual es obvio por la severa crisis económica y de salud por la que estamos transitando, pero no se compara con la caída que presentan los ingresos por financiamiento (compromiso de deuda) que fue brutal. Ello explica la propuesta de reducir los ingresos, pero no sabemos si en realidad hay un verdadero ajuste del cinturón de las autoridades estatales.

Es importante señalar que en años anteriores el gasto se ajustaba a los ingresos, hoy no es así, ya que se pretende obtener ingresos por 66 mil 682 millones y, por otra parte, se estima gastar 67 mil 514 millones de pesos, esto es, los gastos son superiores a los ingresos por un monto de 832 millones de pesos y la preguntas que surgen son las siguiente ¿quién va a pagar este déficit? ¿Esto se puede catalogar de austeridad?

Ley de Egresos

En lo relativo a la ley de egresos 2021 se propone gastar 67 mil 514 millones de pesos, cantidad inferior en 2 mil 864 millones al presupuesto de egresos de 2020, que ascendió a 70 mil 379 millones de pesos, cifra que representa una disminución de 3.9%. El que se disminuya el gasto no significa que todas las dependencias, organismos, deuda, vayan a disminuir, de ninguna manera.

Por ejemplo, en el pago de la deuda se propone, para este 2021, destinar 5 mil 399 millones de pesos y en 2020 se destinaron 6 mil 463 millones, sin embargo, el gasto propuesto para 2021 será menor y la proporción de la deuda es mayor que la de 2020, esto es, se está destinando proporcionalmente más deuda en 2021 que en 2020, dejando de lado recursos para la inversión y la política social.

El gran ganador es el ISSSTESON con un presupuesto asignado para este 2021  de 7 mil 787 millones, cifra superior en 238 millones en relación con 2020, donde se asignaron 7 mil 547 millones y esta enorme cantidad de recursos no les alcanzo para la compra de medicamento y presentar un desabato de medicamento crónico.  El Instituto presenta una situación alarmante, ya que se le asigna miles de millones de recursos financieros a una institución ineficiente, poco transparente y sin rendición de cuentas a la sociedad.

La gran perdedora, y tendremos que analizar en su tiempo, es la Secretaría de Educación y Cultura ya que se propone asignarle para este 2021 la cantidad de 19 mil 795 millones, cifra menor en 861 comparada con el 2020, cuyo presupuesto fue de 20 mil 657 millones de pesos.

La austeridad en el gasto es puro maquillaje, ya que tres sectores son los que asumen el mayor impacto de la caída del gasto; la reducción en el pago de la deuda, que sigue siendo muy alta, con un poco de más de mil millones; la caída  del gasto en Educación y Cultura por 861 millones y, por otro lado, la Secretaría de Agricultura, que siempre fue beneficiada en años anteriores, presenta una reducción en su presupuesto de casi 500 millones de pesos. Así, los organismos, dependencias del gobierno del Estado presentan pequeñas reducciones del gasto y no asumen el compromiso de austeridad que la situación lo amerita.

En la próxima entrega se analizará, por objeto de gasto, los recursos asignados a las diferentes dependencias y organismos y con ello tener un mejor panorama de la asignación de los recursos.

* Docente-Investigador del Departamento de Economía de la Universidad de Sonora y Presidente del Observatorio Ciudadano de Convivencia y Seguridad del Estado de Sonora.  Correo institucional german.palafox@unison.mx

 

.

También te puede interesar

Leer más