Principales

A la Cuarta Transformación ya no la pueden revertir: Morena Sonora

Hermosillo, 01 de diciembre 2020.- El presidente de Morena en Sonora, Jacobo Mendoza Ruiz afirmó este martes que a la Cuarta Transformación ya no la pueden revertir.

Al realizar un balance sobre los dos años del actual gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador, el dirigente partidista hizo el siguiente pronunciamiento:

En los dos primeros años del proceso de la Cuarta Transformación se han sentado las bases del cambio de régimen, orientado hacia la implementación de un Estado de bienestar, generado por un proyecto social que se ejerce a través de un gobierno democrático, humanista, honesto, garante de las libertades públicas, federalista y comprometido con la justicia social.

A dos años de iniciado el gobierno de la esperanza, estamos convencidos que, hoy, México es diferente: más justo, más humano, más ciudadano. El país se desarrolla mediante un régimen muy distinto a aquellos neoliberales, que se esforzaron en hundir a la Nación. La Cuarta Transformación está en marcha, porque el pueblo la ha acogido como propia, convencido que resultaba necesaria una regeneración de la vida pública nacional.

A través del combate a la corrupción, la disciplina fiscal y la austeridad gubernamental, se ha logrado instaurar el más amplio programa de bienestar para los sectores más vulnerables de la sociedad. Se han logrado reformas legales y constitucionales para generar un auténtico Estado democrático y de derecho, destacando rubros como la eliminación del fuero, revocación de mandato, equidad de género, aumento del salario mínimo, justicia laboral y sindical, eliminación de pensiones a expresidentes, cancelar la condonación de impuestos, tipificación de delitos electorales extinción de los fideicomisos, combate al huachicol, austeridad y orden en el gasto público con transparencia.

También se ha logrado mantener bajos los precios de los energéticos, no se ha incrementado la deuda externa, no se han incrementado los impuestos ni se han creado nuevos impuestos, la inflación está bajo control y se tiene un peso fuerte ante el dólar sin devaluaciones, así como registros en aumento de inversión extranjera directa. En dos años, se han sentado las bases para que tengamos una economía estable, que crece en términos del PIB a pesar de la pandemia. Se están recuperando las fuentes de empleo. Se ha brindado apoyo a la micro y pequeña empresa, así como la apertura a los grandes empresarios comprometidos en los proyectos de inversión en infraestructura.

En la actual administración, hay claro entendimiento del pueblo y gobierno. Renace la confianza al constatar que para el Estado lo más importante es el rescate de los pobres, impulsando las estrategias de abajo hacia arriba, muy al contrario de las prácticas neoliberales, empecinadas en beneficiar a las clases privilegiadas, apartando al olvido a las marginadas. En esta etapa del nuevo gobierno se ha consolidado la transparencia, día con día la sociedad está ampliamente informada de la marcha gubernamental encabezada por el presidente Andrés Manuel López Obrador. Nada se oculta a la opinión pública. Es evidente que la lucha no ha sido fácil, pues se combaten cánceres fomentados por más de tres décadas.

Los detractores, los adversarios, se resisten añorando los privilegios y pretendiendo restaurarlos a su favor. Esa oportunidad no se da ni se conseguirá. El combate a la corrupción no tiene freno. Ya no se saquearán las arcas de la Nación. Los recursos del pueblo se están aplicando para beneficio del pueblo, para su bienestar, para su felicidad. Andrés Manuel López Obrador enarbola la bandera de la justicia, equilibra la balanza, se acabaron las desigualdades.

Congruente a la Declaración de Principios, el Movimiento de Regeneración Nacional se fijó el propósito de acabar con un sistema de oprobio, convencido de que sólo el pueblo puede salvar al pueblo y que el pueblo, organizado, salvará a la Nación, lo que demanda la participación política decidida de los ciudadanos, cimentada en una ética democrática y en la profunda vocación de servicio. En Morena se concibe la política como oportunidad de servicio al semejante, como un trabajo en favor de la colectividad, como una forma de fortalecer a México, nos mueve el amor al prójimo y, profundamente, a la patria.

Hoy 1 de diciembre de 2020, se cumplen dos años de gobierno Lópezobradorista. Ya se sentaron las bases de la Cuarta Transformación y del cambio real, el que necesitaba este país para tomar rumbo al progreso, la justicia y la legalidad. Son visibles los avances logrados por esta administración y se mantiene en pie el compromiso de terminar de construir la plataforma del México del porvenir. Los mexicanos percibimos el cambio y la transformación que nos ofreció desde su campaña. Sus proyectos y programas ya nadie los pueda revertir. No hay duda, se consolidará la obra de transformación que nos prometió. Así, se gobernará –como ha sucedido estos dos años— con rectitud y amor al pueblo. Contamos con el respaldado inquebrantable y decidido del pueblo.

Es justa la apreciación. Contamos con el mejor gobierno, cuando México padece el peor momento, consecuencia de la peligrosa pandemia que afecta la salud y, lamentablemente, la vida también de los mexicanos, a lo que se le suma una crisis económica, agravada por la expansión del virus del COVID-19. Esfuerzos titánicos de la actual administración para contener la pandemia y para garantizar al país el desarrollo económico que necesita, que merece.

El gobierno federal ha hecho acopio de médicos, especialistas, hospitales y diversas capacidades para hacerle frente al coronavirus. Los propósitos son claros por el mejoramiento del sector salud, poniendo especial atención a la adquisición y distribución de medicamentos en alianza con la ONU, con la compra consolidada de medicamentos en el extranjero, despojada de malas prácticas del pasado.

No obstante la pandemia, se lograron mantener los ingresos, aunque con una disminución mínima porque se cayó la economía y porque se paró la actividad productiva; sin embargo, no hubo daños mayores porque se cuenta con finanzas públicas sanas, no se recurrió a deuda adicional y mejoró la recaudación de impuestos.

Es importante destacar que el presidente López Obrador presentó la “Guía Ética para la Transformación de México”, que consta de 20 puntos, para recuperar los valores culturales, morales y espirituales. El documento es bien recibido por los ciudadanos, debemos asimilarlos como pueblo. La ruta de trabajo está tomada. Se pone fin a la era de la política neoliberal y a la política económica de pillaje, antipopular y entreguista. Se aprobó la eliminación del fuero al presidente y a legisladores.

Entre las acciones cumplidas, destacan la entrega directa de apoyos; el impulso a la salud a pesar de la pandemia; la reducción de sueldos de altos funcionarios; el aumento a las pensiones; los apoyos a sectores vulnerables como a las personas de capacidades diferentes; el no aumento al precio de la gasolina; la lucha contra la corrupción; el respeto a la libertad de expresión, así como la extinción de los fideicomisos y su operación que servía para ocultar recursos.

Se consolidan los programas sociales, entre ellos: el de Jóvenes Construyendo el Futuro, Sembrando Vida, Tandas para el Bienestar, Crédito Ganadero a la Palabra, Producción para el Bienestar, Jóvenes Escribiendo el Futuro y apoyo a madres trabajadoras. Se incluye la rehabilitación y modernización de las seis refinerías existentes en el país y, en proceso, la construcción de Dos Bocas, Paraíso, Tabasco. El avance en la construcción del Aeropuerto de Santa Lucía “Felipe Ángeles”, el Tren Maya y el proyecto de Istmo de Tehuantepec, que incluye la modernización de los puertos de Salina Cruz y Coatzacoalcos.

México hoy es un país más justo, más digno, porque se está logrando erradicar la corrupción del gobierno, no se permite ni tolera la corrupción; se cuenta con un presupuesto que destina mayores recursos a los más pobres, a los que más necesitan. El gobierno transformador le apuesta al mayor bienestar a las familias, ayudarles a salir del estancamiento económico, mejorar la educación, fortalecer la salud y convertir a México en una potencia económica. Es un hecho, el presidente Andrés Manuel López Obrador gobierna para todos, donde el primer atendido es el pueblo. En dos años, el avance es significativo. Estamos en un México renovado, en vías de la transformación.

Debemos continuar el proyecto de transformación, implementar los cambios legislativos para seguir garantizando los derechos del pueblo en obligaciones del estado mexicano. Continuar el desarrollo de los grandes proyectos de infraestructura. Como pueblo debemos ratificar la confianza en la Cuarta Transformación que surge de la imperante necesidad de sobreponerse a las décadas de neoliberalismo que arrojó como saldo un país inmerso en la pobreza, desigualdad, endeudamiento, injusticia, violencia abandono, corrupción, etc. los mexicanos tenemos un presidente estadista con autoridad moral, honesto, trabajador, humanista, patriota, sensible a los problemas sociales, reconocido y respetado a nivel internacional que está sacando adelante al país, no obstante el difícil contexto internacional. Como pueblo no debemos ni podemos negar o interrumpir el proceso de transformación.

También te puede interesar

Leer más