Opiniones Principales

Lo que Ernesto Gándara nunca podrá ofrecer

Por Mario Campa  @mario_campa

Abraham Lincoln honró la memoria de los soldados caídos en Gettysburg durante la Guerra Civil con unas palabras inmortales: “Aquel Gobierno del pueblo, por el pueblo y para el pueblo, no perecerá de la Tierra”. El discurso condensa el espíritu democrático y es considerado uno de los más grandes y citados en la historia.

Pueblo es la idea que dio la modernidad al interés público. Lincoln y los padres fundadores compartían devociones por lo colectivo, como un mecanismo de contención de los intereses privados, algo que en Sonora fuimos olvidando durante las últimas tres décadas de gobiernos, que han sumido al Estado en la cola de prácticamente cualquier indicador entre entidades fronterizas.

Sonora tendrá el próximo año una elección simple: La alternancia (Morena) o el continuismo (PRI-PAN). Mientras un candidato navega con banderas de alianza con los principios y valores de la Federación, el otro ancla su proyecto en la derrota del rival y en la defensa del statu quo.

¿Cuál es el Estado actual de la entidad?
Aliándose con el PAN e incorporando a su candidatura a Pedro Contreras, emblemático funcionario del actual Gobierno y ostentador del peor balance de opinión entre políticos sonorenses, Ernesto Gándara selló un compromiso con los últimos dos gobiernos estatales que han llevado a Sonora a perder competitividad (IMCO 2020); a una crisis de inseguridad que contrasta con números nacionales en declive (CCSP, 2019); a los últimos lugares nacionales en corrupción (Inegi, 2019); al sitio 21 en estado de Derecho (WJP, 2019-20), y al borde de la insolvencia financiera (ISAF, 2019).

Ernesto Gándara nuevamente eligió pactar con las cúpulas de poder. ¿No lo ha hecho así siempre? Calló después de Lomas Taurinas y fue funcionario de Zedillo. Calló cuando compitió y perdió dos veces por la candidatura del PRI a la gubernatura.

Calló cuando tuvo la oportunidad de encabezar una denuncia del pueblo contra el Gobierno en el incendio de la guardería ABC, por temor a enemistarse con Eduardo Bours y Felipe Calderón. Calló cuando las reformas estructurales fueron aprobadas en condiciones inmorales. Calló cuando la deuda pública aumentó en su trienio y en los siguientes. Calló cuando el pueblo marchó para impedir los gasolinazos, avalados primero desde una senaduría y después desde su Secretaría en el Comité Ejecutivo Nacional (CEN) del PRI de Peña Nieto. Calló cuando la “Casa Blanca”, la Operación Safiro y la “Estafa Maestra”.

Ernesto Gándara es un maestro del silencio y guardián de sus intereses.
Jamás podrá ofrecer un Gobierno del pueblo, por el pueblo y para el pueblo.

Existen tres riesgos que su candidatura sí ofrece: Obstaculización a los programas prioritarios de la Federación, indulto a las corruptelas de los últimos dos sexenios y trato privilegiado para las mismas cúpulas económicas vinculadas al poder político.

En la antesala de conocer las plataformas electorales aliancistas, podemos adelantar que la coalición PRI-PAN encabezada por Gándara podrá acaso ofertar ingentes remedios milagrosos, pero nunca podrá ofrecer un Gobierno del pueblo, por el pueblo y para el pueblo, como el que soñó y defendió Lincoln de la cuna a la tumba.

*El autor es asesor independiente, especialista en finanzas internacionales y política económica. Tiene estudios en el ITAM y la Universidad de Columbia, y colaboró con el Ministerio de Hacienda de Chile.
*Artículo autorizado por su autor para publicarse en Sonora Inclusiva.

También te puede interesar

Leer más