Por Carlos Germán Palafox Moyers   @GermanPalafoxM

El Paquete Presupuestal 2021 para Sonora está centrado, según el Gobierno del Estado, en dos grandes rubros: la pandemia -a la que se han dedicado muchos recursos vía la Secretaría de Salud, sin que haya transparencia en su uso- y a “reactivar” la economía sonorense con programas opacos y sin estrategias. Sin embargo, no tiene ninguna visión de carácter social, por lo que no puede considerarse una propuesta responsable.

Aunado a ello, el Presupuesto 2021 no tiene ninguna visión de carácter social que articule un programa para los sectores más desprotegidos de la comunidad. Así, desaparecen del presupuesto los trabajadores informales de la pequeña y mediana empresa, no consideran a los pequeños productores ni a las comunidades pesqueras y de la zona serrana; desaparecen las comunidades de pueblos originarios y la población marginada de las zonas urbanas y de los municipios pobres del sur de Sonora.

Bajo alguna estrategia que aparenta ser de “austeridad”, han disminuido recursos en renglones como Seguridad, que recibirá 243 mdp menos de lo estimado en este 2021, ante un entorno de violencia sin precedente en el Estado. Las siguientes gráficas muestran los homicidios dolosos por entidad federativa y en los dos indicadores    -en cifras absolutas y tasa por cada 100 mil habitantes- el Estado de Sonora aparece en la posición séptima y sexta, a nivel nacional, en los respectivos indicadores en el acumulado enero-noviembre de 2020.

Es importante recordar que en los últimos cinco años la Secretaría de Seguridad ha recibido miles de millones de pesos y no han logrado los objetivos planeados en el Plan de Desarrollo Institucional y eso pudiera ser una propuesta de disminución del propio gobierno. O también pudiera ser una estrategia para asignar recursos a otras partidas y presionar al Congreso para que se le asigne un mayor recurso a la Secretaría y con ello poder manipular el resto de las partidas como se verá más adelante. Cómo sea, la violencia en el Estado va en aumento y no se alcanza a visualizar una estrategia integral que permita su disminución.

Por otra parte, la violencia contra la mujer sonorense no cesa, especialmente la violencia extrema, como es el feminicidio. Las siguientes gráficas muestran la tendencia de los indicadores para el Estado en el período enero-noviembre de 2020. En el indicador de números absolutos estamos en la posición décima segunda y en la tasa por cada 100 mil estamos en la posición sexta a nivel nacional. Estos datos demuestran la poca eficacia y eficiencia en la utilización de los recursos públicos en programas de prevención del delito y procuración de justicia para las mujeres de Sonora

Por otra parte, en Salud se incrementaron 275 mdp, sin embargo, debieron haber aumentado 833 mdp, que es parte del déficit propuesto para este 2021. En realidad también le quitaron recursos a Salud. El año pasado-2020- le dieron 6 mil 734 mdp y ahora-2021- le dan 7 mil 09, 275 mdp más, pero como va a haber déficit le debieran haber dado 833 mdp. En el siguiente cuadro se presenta la distribución de los 833 mdp; 783 mdp para nómina y gastos de operación de la Secretaría de Salud y 50 mdp para el Isssteson. Sobresale el rubro de nómina por 250 millones de pesos para el pago de los trabajadores de la salud, sin embargo, la queja de los jóvenes médicos es que el salario que les pagan es muy bajo y sin ningún tipo de prestaciones. Una de las asignaturas pendientes del actual gobierno es la poca o nula transparencia en la asignación y utilización de los recursos destinados a la pandemia.

Por otra parte, llama la atención las reducciones en la propuesta presupuestal de la Sedesson (-27%) y la Secretaría de Educación y Cultura con una disminución, de esta última, de un poco más de 800 mdp, cantidad no registrada en los últimos presupuestos estatales.

Esta propuesta de presupuesto 2021, al parecer, esconde una alquimia financiera que, por la poca transparencia  en la asignación de los recursos, no se alcanza a ver con claridad la utilización de los recursos. Es una caja negra.

Sin embargo, las siguientes partidas mostrarán, por un lado, la incongruencia de la asignación de los recursos y, por otro, mantener un presupuesto inercial en los cuales ganan los mismos empresarios y la clase política que está en el poder. Veamos las siguientes partidas, como una pequeña muestra, de lo que sucede al interior de la propuesta de presupuesto 2021

La partida 441, Ayudas sociales a personas, se le asigna en el Presupuesto 2021 la cantidad de mil 207 mdp sin tener el listado de beneficiarios. A la partida 447, Ayudas sociales a instituciones de interés público, se propone asignar un poco más de 188 mdp. En el Presupuesto 2020 a la primera partida se le asignaron mil 115 mdp y a la segunda 123 mdp, lo que representa un incremento, de ambas partidas, de 163 millones de un año a otro. En lo que respecta a la partida 445, Ayudas sociales a instituciones sin fines de lucro, en el 2020 se le asignaron 170 mdp y se propone para este 2021 la cantidad de 55 millones de pesos. En el siguiente cuadro se presenta las partidas de 2020 y 2021.

Finalmente es importante señalar, en estos rubros, la partida 442 Becas y otras ayudas para programas de capacitación que se presupuestó para el 2020 la cantidad de 190 millones de pesos y para el siguiente año se propone asignar cuatrocientos mil pesos. Esto demuestra el juego financiero de la administración para guardar los recursos con distintos fines de carácter político.

Podemos concluir que en la propuesta de presupuesto 2021 no se incluyen rubros del sentir de la población. No aparece ningún programa de apoyo a la pobreza ni a la pobreza extrema y en el estado de Sonora suman casi 180 mil personas en ambas condiciones. Tampoco aparece algún programa integral que se acerque a ver la problemática de la Sierra Alta y de la Sierra Baja del estado de Sonora. No hay programas para atención de familias con Covid en cuanto a espacios, ni camas, ni unidades de oxígeno y, por otra parte, se tiene el Hospital General que está semiacabado, sin que el gobierno pueda explicar por qué no ha finalizado la obra, ya que recursos han existido, y se generan ahí los espacios suficientes para enfrentar la pandemia.

El 2021 es año político; va en juego la mayor disputa por el poder en la historia reciente de la economía del estado de Sonora y los intereses se van a ver reflejados en la parte presupuestal. Finalizó el sexenio del actual gobierno y nunca apareció la visión de un proyecto social, en cambio, lo que si prevaleció fue la visión empresarial de compadres que tanto daño ha causado a la sociedad sonorense.

* Docente-Investigador del Departamento de Economía de la Universidad de Sonora y Presidente del Observatorio Ciudadano de Convivencia y Seguridad del Estado de Sonora. Correo institucional german.palafox@unison.mx

Notas relacionadas:

El fantasma de la reconducción presupuestal, latente en Sonora

Rechazan diputados de Morena la propuesta de la gobernadora sobre el paquete presupuestal 2021

Urge que el Gobierno de Sonora transparente los apoyos económicos durante la pandemia de Covid 19: Germán Palafox

Sonora y el gran déficit de 3 mil 827 millones de pesos en el 2020