¡Durazo ya ganó!

Por Luis Fernando Rodríguez Ahumada A dos semanas previas de la elección del 1º de julio de 2018, publiqué un artículo titulado “Este arroz ya se coció”, refiriéndome al triunfo inevitable del entonces candidato Andrés Manuel López Obrador a la…

Por Luis Fernando Rodríguez Ahumada

A dos semanas previas de la elección del 1º de julio de 2018, publiqué un artículo titulado “Este arroz ya se coció”, refiriéndome al triunfo inevitable del entonces candidato Andrés Manuel López Obrador a la Presidencia de la República.

En ese entonces, era tan claro su triunfo, que el entonces candidato presidencial pedía más el voto para el resto de los puestos de elección popular, que para el mismo, preocupándose anticipadamente en cómo podría impulsar la cuarta transformación nacional.

Ante la víspera de la elección del próximo 6 de junio, lo que se vive hoy en Sonora, es muy similar a lo sucedido en 2018, a tal grado que Alfonso Durazo, al igual que López Obrador, ya está pidiendo el voto para la fórmula completa, cuatro de cuatro, pensando en cómo transformar el Sonora de unos cuantos, en un Sonora para todas y todos.

Así también en esta ocasión, sustento la tesis de que Alfonso Durazo Montaño ganará la elección a gobernador, en virtud de las siguientes cuatro variables:

I. Trabajo político realizado en Sonora por Morena y su hoy candidato.

II. Estructura de campaña y propuestas.

III. Encuestas y posicionamiento de los candidatos ante la ciudadanía.

IV. Estructura de defensa del voto.

I. Trabajo político realizado en Sonora por Morena y su hoy candidato

Para entender la fuerza del candidato a la gubernatura por la candidatura común, “Juntos Haremos Historia en Sonora” tenemos que remontarnos a muchos años atrás.

En lo que toca a Alfonso Durazo, el oriundo de Bavispe, un pueblito de la sierra sonorense de lo que él denomina “el Sonora profundo”, de ese Sonora de gente trabajadora y de lucha, pero que no la tiene nada fácil, basta recordar que en dicho lugar, con tan sólo mil habitantes aproximadamente, las oportunidades de crecimiento profesional son casi nulas, por lo que Alfonso se vio obligado a emigrar a Estados Unidos a trabajar como “mojado”, en labores muy básicas, hasta escapar del subdesarrollo personal por la “rendija de la educación” como él mismo lo manifiesta.

Así logró titularse y paralelamente, mientras estudiaba grados adicionales hasta llegar a doctorado, fue ascendiendo en el sector público hasta lograr ser secretario particular del entonces candidato a la presidencia, el finado Luis Donaldo Colosio Murrieta. Años después se sumó al esfuerzo que realizaba Andrés Manuel López Obrador por construir un movimiento nacional al que le llamaron, Movimiento de Regeneración Nacional, mejor conocido como Morena. Este movimiento se sustentó en tres pilares: No Mentir, No Robar y No traicionar al pueblo de México.

En este peregrinar, le tocó a Alfonso Durazo la construcción de Morena en Sonora. Partiendo de cero comenzó a recorrer el estado a ras de suelo, tocando puertas, estrechando manos. Poco a poco, con una visión a mediano y largo plazo, fue sumando adeptos de la ciudadanía y de todos los partidos. Por eso en Morena nadie puede sentirse dueño del partido, simplemente porque Morena se formó hace poco tiempo mediante un ejercicio de inclusión, conjuntando una gran riqueza cultural, multifacética e incluyente, de donde “todos venimos de distintos orígenes” como el mismo candidato lo ha recalcado varias veces.

Y así, mientras el PAN caía en desgracia y el PRI prometía “encarcelar a los corruptos y evitar que disfrutaran lo robado” Morena y su entonces presidente estatal, Alfonso Durazo, construían ciudadanía en todos los rincones de Sonora, poco a poco, desde la base social, se alzaba este gran movimiento que se consolidó con la formación de Morena en nuestro estado. Por ello, la campaña negra que insiste en tachar a Alfonso de desarraigado, cae por su propio peso, de hecho, puedo asegurar que, en cuanto a trabajo político real, es el candidato con más arraigo en Sonora.

Y cómo sabemos, en 2018, Andrés Manuel López Obrador en México y Alfonso Durazo en Sonora, lograron la victoria, uno para la presidencia de nuestro país y el otro al Senado de la República.

Asimismo, gracias a su preparación académica, amplia trayectoria en el sector público, gran compromiso y lealtad, el presidente integró, desde el primer día de su gobierno, a Alfonso Durazo como Secretario de Seguridad Pública y Protección Ciudadana.

A la par de su trabajo como Secretario de Estado, Durazo siguió, en la medida de sus posibilidades, en contacto con la militancia de Morena en Sonora, y el partido, del que fue fundador y constructor, avanzó en colonias y secciones de cada municipio, casa por casa, puerta por puerta, visitando a todos los sonorenses, atendiendo sus demandas, escuchando sus necesidades y haciendo labor de partido.

El liderazgo de Alfonso Durazo quedó demostrado al ser nominado candidato a gobernador por unanimidad, consolidando así, años de esfuerzo y trabajo a favor de una sola causa: estar en condiciones de desterrar la corrupción de la élite gubernamental y con ello, comenzar la transformación del estado.

II. Estructura de campaña y propuestas

En cuanto a la estructura de campaña, Alfonso, a diferencia de sus contrincantes, generó una estructura sólida, funcional, robusta y completa, con una excelente coordinación con el partido Morena y los que conforman la candidatura común, PT, Nueva Alianza y Partido Verde.

Para ocupar dicha estructura, se hizo de gente valiosa, comprometida, con experiencia político electoral y sobre todo, con la misma visión de desterrar la corrupción del gobierno del estado, no engañar ni traicionar al pueblo de Sonora y trabajar sin descanso por el bien de todos, especialmente, primero los pobres.

Otro mérito muy importante del candidato y de su equipo, es haberse pronunciado, desde muy temprano, en temas de transcendencia para los sonorenses. En enero se presentó un compendio de dos volúmenes titulado “Sonora 2021 Propuestas para su transformación”, sólida compilación de textos realizados por investigadores y especialistas, sobre diversos temas de la agenda pública estatal: infraestructura, combate a la corrupción, ataque a la inseguridad, desarrollo económico, respeto a los derechos de minorías, agenda a favor de mujeres y jóvenes, entre muchos más.

Así también, en el Centro de las Artes de la UNISON, especialistas, expertos y líderes de la sociedad civil se dieron cita para analizar todos esos temas, pero desde el punto de vista del ciudadano. Me tocó ser coordinador de una de las mesas en el foro de infraestructura para el desarrollo y puedo asegurar, que las propuestas e ideas generadas en dicho evento, fueron totalmente ciudadanas y libres de cualquier manipulación.

Estos ejercicios le han dado al candidato Durazo, la voz completa para presentar a los sonorenses propuestas reales, con sentido, seriedad y visión de mediano a largo plazo, y no como alguno de sus contrincantes, que ha presentado un cúmulo de disparatadas que, en el mejor de los casos, pudieran representar buenas intenciones, pero sin el sustento legal, económico, jurídico y político que se enseña en el primer semestre de carrera o maestría en políticas públicas.

III. Encuestas y posicionamiento de los candidatos ante la ciudadanía

Desde el principio de la campaña, todas las encuestadoras serias han considerado a Alfonso Durazo como el puntero. El PRI y el PAN, por su lado, en privado y otras veces expuestos públicamente, reconocieron esta situación, a grado tal, que no les quedó otra que aliarse. Fue viral aquella aseveración de un prominente panista, uno que tiene 25 años disfrutando de puestos públicos por la vía plurinominal, gracias a su cercanía con el jerarca eterno de dicho partido en Sonora, cuando dijo que de no aliarse con el PRI, el PAN corría el riesgo de perder el registro.

Esto fue el fundamento y base de la alianza: no perder sus privilegios. La Alianza no nació por el bien de los sonorenses, ni representa ningún tipo de proyecto ciudadano como se ha querido vender. Es una mera estrategia, en contra de todos sus principios y valores, por conservar el poder y seguir representando los intereses de unas cuantas familias poderosas del estado; esas familias que se han enriquecido por décadas al amparo del poder.

Por ello el discurso de Alfonso Durazo ha sido sólido desde el principio, “ya le toca a los sonorenses, ya se les acabó” manifiesta una y otra vez el candidato morenista, refiriéndose a esta alianza perversa, que ahora la viene a corroborar Ricardo Bours con su declinación a su favor.

Y volviendo a las encuestas vale la pena señalar que, las encuestadoras serias, siguen posicionando a Alfonso Durazo en lo general, con 12 a 18 puntos de ventaja de su más próximo competidor, y muy en lo personal, considero que la adhesión de Bours no cambiará en absolutamente nada esta tendencia, en principio, porque de los 8 a 10 puntos que logró Bours, con los 6 millones de pesos gastados en redes sociales, la mayoría se quedarán en MC y los que se vayan, se dividirán tanto para la alianza del PRIAN, como en votos para el candidato Durazo, ya que mucha gente verá este movimiento como una traición al partido que le dio cabida generosamente.

IV. Estructura de defensa del voto

Históricamente el PRI ganaba las elecciones en Sonora por la vía del fraude electoral, tergiversando la votación desde las casillas o mediante la compra de votos el día de la elección.

Estas dos acciones representaban, orgullosamente para los corruptos priistas, entre un 4% a 10% de la votación, cuando tenían el control absoluto del poder ejecutivo, legislativo, judicial y electoral. Afortunadamente la democracia en México ha avanzado mucho y estas prácticas son cada vez más remotas, al grado de representar cada vez menos puntaje en una elección.

En este sentido, la situación actual en nuestro estado es muy adversa al PRIAN. No cuentan con el gobierno federal, el congreso local ni el municipio, y como todos somos testigos, el gobierno del estado parece estar dormido en todos los sentidos, incluyendo la operación política.

Y si bien, el próximo 6 de junio se mueren de ganas de comprar votos, lo cierto es que no cuentan con recursos suficientes, y, del poco dinero que reciban sus operadores electorales, muy probablemente decidirán mejor embolsárselo, que correr el riesgo de ser capturados por una autoridad y enfrentar una pena de cárcel, sin fianza, como lo dictan las nuevas disposiciones del código penal para delitos electorales.

En 2015, por citar un ejemplo, los operadores estrellas del PAN, muy uña larga por cierto, le robaron el dinero a Javier Gándara y lo dejaron sólo el Día D. Antes, en 2009, lo mismo sucedió en la campaña del PRI con el Vaquero.

Finalmente, ante esa tentación del PRIAN, existe por parte de la coalición Juntos Haremos Historia en Sonora, la campaña de Alfonso Durazo, así como las demás candidaturas, una gran estructura de defensa del voto que cubrirá el 100% de las casillas con representantes propietarios y suplentes, compuesta por cientos de ciudadanos partidistas y no partidistas dispuestos a defender la democracia y la voluntad de los sonorenses. Ellos serán nuestro ejército encargado de cuidar al ciudadano para que libremente se acerque a votar y velarán porque se respete su decisión.

Por todo esto y más, Alfonso Durazo ¡ya ganó!

*Maestro en Desarrollo Económico y Político Internacional por la Universidad de Columbia.