Expectativas económicas 2021 (Parte II)

El reto para este año en México es un fuerte crecimiento del motor interno, ya que las expectativas del sector externo son optimistas y se estima un incremento en las exportaciones del 25% en relación al 2020   Por Carlos…

El reto para este año en México es un fuerte crecimiento del motor interno, ya que las expectativas del sector externo son optimistas y se estima un incremento en las exportaciones del 25% en relación al 2020

 

Por Carlos Germán Palafox Moyers

En la entrega anterior señalábamos que para abordar las expectativas económicas 2021 es necesario realizar un recuento de lo que sucedió, a nivel mundial y en México en 2020, en términos económicos y de salud.

En toda la historia del capitalismo moderno, presenciamos una gran crisis, la de mayor impacto económico en el mundo global. Los efectos de la crisis originada por la pandemia fueron, y siguen siendo, de orden multifacético.

El resultado fue el cierre masivo de empresas, especialmente de servicio y comercio; el incremento del desempleo o la reducción de los salarios para sectores importantes de trabajadores y el incremento del déficit fiscal para la mayoría de las naciones a nivel global.

En México, la gran crisis del confinamiento provocó una contracción anual de la actividad económica del 8.5%, cifra mucho mayor que las de crisis recientes. Se trata de la segunda caída más profunda, antecedida por otra de 14.8% en 1932.

Hacia la recuperación

Después del trágico desempeño de la economía global en 2020, las expectativas para 2021 apuntan hacia la recuperación. Bajo este escenario se estima un ritmo de crecimiento de la actividad económica que oscilará entre el 3.5% y 5.0%.

Este año aparecen fuerzas, algunas positivas y otras negativas, que afectarán el crecimiento de la economía nacional, como son: la pandemia, la vacuna contra el coronavirus, la recuperación de Estados Unidos, las remesas y la política social y de infraestructura del gobierno de López Obrador.

En el artículo anterior argumentábamos que, de presentarse la recuperación en el país vecino, se dará un gran impulso a las cadenas de valor entre México, Estados Unidos y Canadá. Hay algunas estimaciones de que México puede crecer 5%, o más, si el crecimiento de EU logra un 5%.

En esta entrega se abordarán los temas de las remesas, las vacunas y la política social que, seguramente, tendrán impactos positivos o negativos en las estimaciones de crecimiento para la economía mexicana en este 2021.

Remesas, un “milagro social”: AMLO

 El presidente Andrés Manuel López Obrador anunció que al cierre de 2020 las remesas aumentaron 11.3% respecto al 2019, al llegar a un nivel sin precedente de 40 mil 574 millones de dólares, según las primeras estimaciones del Gobierno Federal.

Uno de los indicadores más usados para medir la importancia de las remesas en una economía es el porcentaje que representan respecto a su Producto Interno Bruto (PIB). En 2020, la dependencia de México de las remesas llegó a un máximo histórico de 3.8% del PIB. Por ello es muy atinado el calificativo del presidente López Obrador de considerar la llegada de las remesas, en el ojo de la pandemia, como un “milagro social”.

Entre los factores que explican el crecimiento de las remesas hacia el país durante la pandemia se encuentran los migrantes mexicanos, quienes, aunque laboralmente fueron fuertemente afectados por las medidas de confinamiento (en abril de 2020 la tasa de desempleo para los migrantes mexicanos llegó a 17.0%), también recibieron estímulos económicos por parte del Gobierno de Estados Unidos, lo cual contribuyó al envío de remesas a México.

Se estima que en EU residen cerca de 12 millones de migrantes mexicanos, de los cuales 3.3 millones tienen la ciudadanía estadounidense y otros 3.3 millones la residencia permanente (green card). El resto de los trabajadores transfronterizos también jugó un papel importante en el flujo de remesas.

Otro indicador que muestra la importancia de las remesas es que son la segunda fuente de ingresos más grande de México, después de las ganancias generadas por el sector automotriz. Además, se mantienen como la principal fuente de ingresos del país, por encima de los apoyos sociales del Gobierno Federal.

En México, nunca se habían destinado programas con asignación directa de grandes recursos financieros a los sectores más pobres y vulnerables; sin embargo, el monto de las remesas es aún mayor a lo destinado a los programas sociales.

Es importante señalar que el destino de las remesas se dirige hacia a los sectores más pobres de México, recursos que sirvieron para impulsar el consumo interno. Se espera que el incremento de las remesas para este 2021 sea superior al registrado en el 2020 por dos razones: primera, la reactivación de la economía de Estados Unidos, que eliminará el nivel de desempleo generado por la pandemia entre trabajadores mexicanos, y, segunda, los programas de apoyo directo a todas las familias, propuestos por el presidente Biden, serán superiores a los presentados por el expresidente D. Trump.

El Plan Nacional de Vacunación

El plan de vacunación masiva en México está detenido por el momento en espera de la llegada de las vacunas. La disminución y los cortes de suministro de Pfizer, sobrepasado por la gigante demanda mundial, han impedido que se cumplan los plazos durante el primer mes del calendario. No todo el personal sanitario está vacunado todavía, como estaba previsto, retrasando a su vez al siguiente grupo de población, los mayores de 60 años, cuya vacunación debía empezar esta semana.

Ante la paralización de los lotes previstos de Pfizer, que tardarán en llegar al menos hasta la mitad de febrero, México confía en compensar los retrasos con la vacuna del laboratorio AstraZeneca, distribuida por el fondo multilateral Covax, auspiciado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y formado por distintos países para acelerar la puesta en marcha de las vacunas.

El plan inicial del Gobierno Federal era terminar enero con un total de 1.4 millones de dosis de Pfizer, un volumen suficiente para cubrir al primer grupo:  alrededor de 750 mil personas que integran el personal de Salud entre médicos, enfermeros, camilleros, limpiadores y todo aquel que esté en primera línea contra la enfermedad.

Sin embargo, la caída de los envíos de la farmacéutica estadounidense, el principal proveedor de México en esta primera fase, ha trastocado los planes.

En medio de estos contratiempos, la llegada de la vacuna rusa Sputnik abre una vía de luz para seguir con el Programa Nacional de Vacunación. México es uno de los países que se ha sumado desde temprano a la vacuna rusa, cuyas pruebas de rigor acababan de hacerse públicas, y ha recibido el espaldarazo de las publicaciones científicas y de la OMS.

Así, el país espera recibir al menos 197.9 millones de vacunas contra Covid-19 en 2021, ya que el país ha firmado acuerdos para asegurar 34 millones de vacunas de Pfizer, 77.4 millones de AstraZeneca, 35 millones de la china Cansino, así como 51.5 millones de vacunas de la iniciativa Covax.

Por otro lado, hasta el día de hoy la capacidad máxima demostrada por las brigadas de vacunación es de 409 mil dosis aplicadas por semana. A este ritmo sólo sería posible vacunar a 9.6 millones de personas con vacunas de dos dosis en lo que resta del año. Es necesario utilizar el Sistema Nacional de Vacunación Universal que tan bien funcionó durante décadas para incrementar lugares y personal de vacunación. Ello provocaría efectos multiplicadores no sólo en la actividad económica, sino en la salud de los mexicanos, reactivando con ello el consumo interno.

Programas Sociales

El Gobierno de AMLO proyecta invertir 303 mil 982.9 mdp para 11 programas sociales. El Proyecto de Presupuesto de Egresos 2021 contempla 3.6% más de gasto social en comparación con lo aprobado para 2020; Jóvenes Escribiendo el Futuro es el programa con mayor incremento. En el cuadro se presentan los programas y la asignación del presupuesto 2020 y 2021.

El reto para que se cumplan las expectativas de crecimiento para este 2021 en el país es un fuerte crecimiento del motor interno, ya que las expectativas del sector externo son optimistas y se estima un incremento en las exportaciones del 25% en relación al 2020.

* Docente-Investigador del Departamento de Economía de la Universidad de Sonora y Presidente del Observatorio Ciudadano de Convivencia y Seguridad del Estado de Sonora.  Correo institucional german.palafox@unison.mx

Notas relacionadas:

Expectativas económicas 2021 (Parte I)