Poderes fácticos y grupos de interés

Por Lic. Armando Saucedo Monarque  @saucedomonarque Estamos en Sonora, inmersos en un periodo electoral caracterizado por la posibilidad cierta e inmediata de la alternancia en el poder estatal, como paso mediato al desarrollo político democrático, con todas las consecuencias políticas que…

Por Lic. Armando Saucedo Monarque  @saucedomonarque

Estamos en Sonora, inmersos en un periodo electoral caracterizado por la posibilidad cierta e inmediata de la alternancia en el poder estatal, como paso mediato al desarrollo político democrático, con todas las consecuencias políticas que esto significa y del desplazamiento de los poderes fácticos y de los grupos de interés que han medrado hasta el borde con los bienes públicos y sociales en el estado.

Ése es el contexto social en que se desarrollan las campañas políticas electorales de Alfonso Durazo Montaño, abanderado de Morena, en alianza con el PT y PVEM, como movimiento social y de Ernesto Gándara Camou, representante de la alianza PRIANPRD, fomentada y financiada por los grupos mas retardatarios en el estado, grupos de interés y la abyecta clase política que, por años, a mal gobernado nuestra región.

Con la renuncia de Ricardo Bours Castelo, a la candidatura a la gubernatura del estado por parte del Movimiento Ciudadano que, por cierto, nunca levantó, la batalla electoral se ha cerrado entre los dos proyectos antes mencionados, de tal manera que a estas alturas de la jornada comicial los cuartos de guerra de cada candidato aprietan el paso y buscan consolidarlas en el electorado de una y mil formas.

Por el lado de Ernesto Gándara Camou es mas que evidente que, los eternos personajes del PRI, PAN y PRD, acompañan al candidato y se suman a un esfuerzo por presentar una alternativa creíble sin mencionar a las siglas partidarias, simulando así que la fórmula electoral la encabeza un ciudadano sin partido, prometiendo un cambio que por más de treinta años de gobierno nunca realizaron, criticando la corrupción, la inseguridad, la falta de obra pública, el quiebre del sector salud, el desastre municipal, la falta de acceso a la justicia de la población, la impunidad y el crimen organizado como si no fueren los causantes de tal estado de cosas y ajenos a los males de que se duelen, con total hipocresía y disimulo suponiendo que la gente no tiene memoria, olvidando la lección que la elección de 2018, en que sufrieron el voto de castigo.

Por su parte, Alfonso Durazo Montaño, en un trabajo horizontal, literal a ras del suelo y de plena empatía con el grueso de la población, llama a votar para que la cuarta transformación llegue a Sonora, con todo lo que ello implica, gobernar para los que menos tienen y primero los pobres bajo los principios de no robar, no mentir y no traicionar, que le ha permitido sumar y sumar a lo largo de la geografía local, en un terreno fértil para la semilla del cambio abonado por tanto tiempo de abandono, robo, corrupción, opacidad e impunidad que, como caballos apocalípticos, han recorrido el estado de norte a sur y de este a oeste montados por una partidocracia corrupta y despótica.

Debido a que en las encuestas, como herramientas de medición de las preferencias electorales, marcan un triunfo previsible de Alfonso Durazo Montaño, el candidato aliancista Ernesto Gándara Camou está recibiendo apoyos de los poderes fácticos y de los grupos de interés, lo cual explico a continuación:

Abiertamente los sectores levíticos y religiosos llaman a votar en contra de Morena, acusando a quienes postulan y defienden su programa de estar en contra de la vida y a favor del aborto, de terrorismo de Estado, abolición de la propiedad privada, de estatización de la educación, llegando al extremo de señalar que quien vote por Morena, comete un pecado mortal y de paso llegará el lobo y se los comerá, en una frenética campaña implementada por todos los medios y redes sociales, de la cual el INE ni la ve, ni la oye, como buen aliado del PRIANPRD, por lo tanto, estamos ante una campaña de manipulación de los creyentes que se sienten presionados por la jerarquía eclesiástica y los dirigentes de los grupos religiosos, quienes aplican el chantaje moral que los lleva al extremo de decir que, quien defiende a Morena, defiende al diablo, así de grave, así de grotesco.

Para rematar los apoyos a Ernesto Gándara Camou, hicieron su aparición en la jornada electoral en el estado los creadores de la alianza Va X México, los impresentables Claudio X. González y Gustavo de Hoyos Walther quienes, lejos de mejorar la imagen del candidato a los ojos de la población, confirmaron con su presencia que este representa y es apoyado por los grupos económicos, religiosos y de interés señalados de ser los benefactores de las políticas neoliberales y privatizadoras que incrementaron la pobreza y precarizaron la fuerza laboral en nuestro país, además de ser los autores del compendio de manipulación y presión patronal para inducir el voto del trabajador, como quedó denunciado en múltiples medios y en las redes sociales, por eso decimos que el Borrego bien pudo decirles no me ayudes compadre, a qué viniste.

Quedó claro que Ernesto Gándara Camou representa a lo más retrógrada del panorama político estatal y nacional, a aquellos que por años se sintieron y fueron los dueños del país, por lo que los representantes más notables de la derecha mexicana Claudio X. González y Gustavo de Hoyos Walther, del Va X México, han llamado a votar por el PRIANPRD, luego entonces ellos nos enseñaron que el cambio está por el lado de Alfonso Durazo Montaño y por Morena, si queremos el cambio y no más de lo mismo.