“Hemos roto el silencio”; salen estudiantes para protestar en la UNISON; visten de negro y portan un ataúd

Hermosillo, 21 de abril 2021.- Decenas de estudiantes de la Universidad de Sonora (UNISON) salieron este miércoles de su cuarentena del Covid 19, con cubrebocas y sana distancia, para unirse a la marcha de protesta contra la implementación unilateral del…

Hermosillo, 21 de abril 2021.- Decenas de estudiantes de la Universidad de Sonora (UNISON) salieron este miércoles de su cuarentena del Covid 19, con cubrebocas y sana distancia, para unirse a la marcha de protesta contra la implementación unilateral del nuevo Modelo Educativo 2030,  impulsado por la rectoría de dicha casa de estudios.

Pasadas las seis de la tarde de este miércoles, un contingente de estudiantes partió en forma pacífica y ordenada, desde la Plaza Emiliana de Zubeldía, con rumbo al sur de la calle Rosales, para enfilar luego por la calle Colosio, la Reforma, el bulevar Navarrete, el bulevar Luis Encinas, y realizar así un rodeo al campus de la UNISON en Hermosillo, culminando en las escalinatas del Museo y Biblioteca.

En su trayecto, coreaban consignas como: “Rector entiende, la educación no se vende”; “en la calle y sin permiso yo me educo y me organiza”; “estudiantes informados, jamás manipulados”; entre otras. La mayoría de ellas y ellos portaban alguna vestimenta de color negro y los jóvenes que iban adelante del contingente portaban un ataúd en forma de protesta, “estamos de luto”, declaraban.

En las escalinatas del Museo hicieron uso de la voz varios estudiantes de diferentes carreras de la Universidad de Sonora. Uno de ellos, Albatros Parra, expresó: “el día de hoy estamos realizando un acto histórico. Hemos levantado la voz contra una administración universitaria que sistemáticamente ha impuesto políticas convenientes solo para beneficiar sus propios intereses, sin importarles los efectos que eso tenga sobre nosotros, los estudiantes y sobre nuestros profesores”.

“Hemos roto el silencio”

“Hemos roto el silencio en el que se nos ha mantenido durante los últimos 30 años, desde que se aprobó la infame Ley Orgánica 4. Esa ley que ha permitido que las autoridades universitarias pasen sobre la verdadera comunidad universitaria. Quieren regalar nuestra máxima casa de estudios al sector productivo y empresarial. ¿Esperan que no digamos nada?”

“Nos han llamado ignorantes e incapaces por cuestionar sus decisiones. Dudan de nuestra habilidad para analizar nuestra realidad, al sugerir que la sola existencia de un movimiento estudiantil como el nuestro, únicamente pueda ser producto de la mano negra de un grupo de profesores, olvidando que somos estudiantes con suficiente capacidad o incluso más que los que se han apoderados de la rectoría y nos han robado nuestra universidad y nuestra democracia universitaria”.

“Nos han intentado engañar imponiendo un modelo educativo, que hacen ver como miel sobre hojuelas, para camuflar lo rancio de sus intenciones. Discurso engañoso, que hablan sobre Internacionalización, eficiencia y calidad, términos que vienen desde el mismo corazón del sector empresarial. Nuestra universidad es pública, que no se olvide, es patrimonio de todos, pero intentan ignorarlo”.

“La UNISON cada vez se asemeja más a las universidades privadas, que cobran fortunas por vender la educación, como si se tratase de un producto más, degradando el valor de la misma y rebajándolo a un papel para poder convertirnos en simple mano de obra cada vez más barata”.

“Con esto, se comercializa nuestra educación al mejor postor y rezaga a los jóvenes, pues una proporción cada vez más pequeña de la población sonorense tendría la posibilidad de acceder a nuestra casa de estudios”.

“El nuevo modelo educativo ha mostrado el profundo clasismo de aquellos que integran la administración, puesto que serán solo los que pertenezcan a cierto nivel socioeconómico quienes tendrán mayor posibilidad de recibir educación superior. Ahora mismo, los requisitos para ingresar a la Unison exceden la capacidad de algunos de sus aspirantes,  para poder permitirse estudiar una carrera universitaria. Este año hubo más de 6,000 rechazados y no estamos contando a los que no pudieron pagar el examen de ingreso”.

“El horizonte se ve oscuro, pero estoy convencido de que la tormenta es más fuerte cuando la calma está cerca. Es horrible pensar en un futuro donde los búhos no volaremos tan alto, pero nuestro vuelo es el que levante el futuro del estado y no pueden evitarlo. En este momento determinamos los mismos estudiantes cuán alto volaremos; tomamos el compromiso histórico de allanar el camino por nosotros y por los que vendrán detrás. Yo también soy estudiante y levanto mi voz”, concluyó su intervención Albatros Parra.

Notas relacionadas:

Convocan estudiantes de la UNISON a protestar este miércoles 21 de abril a las 6 PM contra el nuevo modelo educativo 2030