Suave matria. Alfonso Durazo: el político, el hombre

Por Beatriz Aldaco A las condiciones y fortalezas de Alfonso Durazo a favor de la Cuarta Transformación ya anotadas en otra entrega (extracción humilde, experiencia como trabajador migrante, arraigo a su tierra, opositor como diputado federal a las reformas estructurales…

Por Beatriz Aldaco

A las condiciones y fortalezas de Alfonso Durazo a favor de la Cuarta Transformación ya anotadas en otra entrega (extracción humilde, experiencia como trabajador migrante, arraigo a su tierra, opositor como diputado federal a las reformas estructurales del sexenio de Enrique Peña Nieto, entre las más importantes), destacamos los siguientes rasgos de su perfil.

A. El hombre

1.- Gran lector

Posee una biblioteca de más de cinco mil volúmenes. Alfonso Durazo es un hombre culto, informado, con quien se puede charlar de historia, literatura, filosofía, teoría política, arte, cultura, entre otras disciplinas. Si bien de la lectura no se deriva necesariamente el humanismo, es una pasión que suele ir de la mano de una visión humanista de la existencia. Ningún otro candidato o candidata se le equipara en este tema.

2.- Académico

Es un estudioso incansable. Tiene dos licenciaturas, dos maestrías, un doctorado y varios diplomados. Su vocación y respeto por el conocimiento se ha reflejado en el allegamiento que se ha procurado de académicos e intelectuales durante su campaña política, con el fin de contar a través de ellos con un panorama lo más serio y objetivo posible del estado de cosas en la entidad. Ningún otro candidato o candidata se le equipara en este tema.

3.- Autor

Como consecuencia natural de los atributos anteriores, ha sido un redactor permanente de artículos periodísticos, textos académicos, ensayos y tesis. Algunos títulos son: “La gestión de la violencia legítima: México y Chile en perspectiva comparada”; “Innovación y gobernabilidad en un Estado obsoleto”; “La gobernabilidad en el pensamiento de Bobbio: una lectura para el caso mexicano”; “Los retos de la gobernabilidad en México”. Es autor del libro Saldos del cambio: una crítica política de la alternancia; coordinador y coautor de Colosio, el futuro que no fue, y coordinador de los tres volúmenes reunidos en el título de Sonora 2021. Propuestas para su transformación. Es autor del capítulo de Seguridad de la plataforma y plan de gobierno de la coalición que llevó a la presidencia a Andrés Manuel López Obrador, “Juntos Haremos Historia”. Ningún otro candidato o candidata se le equipara en este tema.

4.- Amante de los animales

Difícil encuadrar plenamente a una persona en el humanismo si no respeta y ama a los animales. Alfonso Durazo ha dicho sobre esa virtud: “Desde pequeño aprendí a respetar a los animales, desde una hormiga hacia arriba. Así fue en mi casa en Bavispe, pueblo dedicado al campo en la Alta Sierra sonorense. Deben ustedes saber que ahora en mi hogar, de cucaracha para arriba todo es protección animal. Soy un convencido de fomentar no sólo los derechos de las personas sino también de la naturaleza, que incluye a las mascotas. Los perros han estado siempre muy cercanos a mi corazón. Celebro hoy su presencia en mi vida”.

Como parte de su plan de gobierno se ha comprometido a proteger a los animales de la calle y a las mascotas de compañía, a fomentar la cultura de la adopción y no de la compra de mascotas y a la instalación de veterinarias públicas. Ningún otro candidato o candidata se le equipara en este tema.

B. El político

5.- Experiencia política en el ámbito federal

Desde muy joven, como el auténtico self made man que es, busca y consigue trabajo en la Secretaría de Gobernación (1973-1982, 1995); en distintos momentos labora en las secretarías de Programación y Presupuesto e Industria y Comercio; colabora en las secretarías de Educación Pública, Desarrollo Social y en el entonces Departamento del Distrito Federal. Ningún otro candidato o candidata se le equipara en este tema.

6.- Capital de experiencia con grandes líderes políticos

Independientemente de ideologías y coyunturas históricas, trabajar al lado de los que en su momento fueron y en el último caso es un gran líder político, como Luis Donaldo Colosio, Vicente Fox y Andrés Manuel López Obrador, le ha proporcionado a Alfonso Durazo un fogueo invaluable y un capital de experiencias que están en la simiente del desempeño futuro del próximo gobernador de Sonora.

Fue secretario particular de Luis Donaldo Colosio de 1989 a 1994 en los distintos cargos que el finado (asesinado) político sonorense desempeñó en ese período. De 2000 a 2004 fue secretario particular de Vicente Fox y a ese cargo se sumó, de 2003 a 2004, el de coordinador de Comunicación Social de la Presidencia de la República. Desde 2006 hasta la fecha, ha luchado al lado de Andrés Manuel López Obrador. Ningún otro candidato o candidata se le equipara en este tema.

7.- Secretario de Seguridad y Protección Ciudadana / Guardia Nacional

Desempeñarse como secretario de Seguridad y Protección Ciudadana justamente en los inicios y primeros años de la nueva administración federal posterior a dos turbulentos y catastróficos sexenios en ese terreno, sin duda le ha otorgado a Alfonso Durazo una experiencia y un conocimiento inigualables que capitalizará al gobernar Sonora. Todavía no es posible palparlo fehacientemente pero el haber sido, junto con otros personajes e instancias, ejecutor de la idea y responsable de una institución como la guardia nacional, lo hará pasar a la historia. Ningún otro candidato o candidata se le equipara en este tema.

8.- Un político que antepone principios al beneficio personal / Como ejemplo, su renuncia a Fox; sin exagerar, un legado para México

La razón principal de la renuncia de Alfonso Durazo a sus posiciones en el gabinete de Vicente Fox, fue el alejamiento por parte de éste de los valores, principios y compromisos que impulsaron la alternancia, un proyecto basado en un espíritu plural e incluyente que extravió el rumbo. El gobierno actuaba más bajo la lógica histórica del sistema que se buscaba transformar que con la de una etapa de transición. En aquel momento, Alfonso Durazo expresó: “Vemos en ese sentido que la contienda electoral del 2006 constituirá la prueba de fuego de la nueva era democrática de nuestro país y, que si no es conducida con apego a los valores y principios de la democracia, la alternancia podría quedar como un mero accidente de nuestra vida política. Ante esa eventualidad, el juicio de la historia sobre este gobierno será implacable”. Lamentablemente sus vaticinios se cumplieron.

La carta de renuncia de Alfonso Durazo fue una dura advertencia que fue ignorada en su momento y que ahora, a la luz de la Cuarta Transformación, cobra relevancia: un momento histórico desaprovechado y perdido por sucumbir a una visión de intereses personales y de grupo de corto plazo, egoístas y fraudulentos; la traición al triunfo democrático que por fin se había logrado en las urnas.

La intervención de Vicente Fox en la sucesión presidencial; el enrarecimiento del proceso por los ilícitos cometidos y solapados; la campaña de odio hacia el candidato que lideraba las encuestas, Andrés Manuel López Obrador; el fraude electoral y la complicidad de todos los niveles de gobierno y los órganos electorales; la ilegitimidad con que Felipe Calderón llega a la presidencia de la república; la “guerra contra el narcotráfico” declarada por él a los pocos días de haber tomado posesión para intentar contrarrestar esa ilegitimidad y los estragos que eso causó en la descomposición de las instituciones; la devastación ocasionada por la violencia creciente; las fracturas ahora tan difíciles de sanar del tejido social, todo ello hizo que México no diera un paso natural y ascendente en la historia, y en la carta de renuncia de Alfonso Durazo a Vicente Fox se advierte que esa decadencia podía sobrevenir.

Ningún otro candidato o candidata pudo haber sido capaz de exhibir los riesgos que el panorama nacional deparaba en aquel tiempo.

Notas relacionadas:

Suave matria. La 4T se apuntala en el norte con Alfonso Durazo: 10 fortalezas del próximo gobernador de Sonora